Abren las albercas y los gimnasios de media Europa

0


No más deporte en solitario. Las piscinas, gimnasios y clubes de fitness volvieron abrir este lunes en varios países, entre ellos Italia, Alemania y España, un paso más del desconfinamiento de Europa. 

Una semana después de la reapertura de tiendas, bares y restaurantes, los italianos pueden regresar a los gimnasios, pero pidiendo cita previa. 

La medida afecta a unas 18 millones de personas que asisten regularmente a los aproximadamente ocho mil centros deportivos de Italia, según cifras del Instituto Nacional de Estadística (Istat). 

Perder calorías

Para muchos, se trata de perder las calorías acumuladas durante los meses de encierro gracias a las pesas o a la cinta para correr aún si lograron hacer ejercicio en casa o salir a correr. 

Con la llegada de los meses calientes del verano y el regreso a las playas, la necesidad de estar en buena forma física aumenta. 

Según Istat, los italianos ganaron un promedio de dos kilos durante la larga cuarentena, el 28% de ellos dejó de practicar actividades físicas, mientras que el 13% redujo el número de sesiones de ejercicio.

Un gimnasio en Roma. AFP/A. Solaro

“Nuestros clientes están todos impacientes. Con algunos seguimos trabajando por internet, pero no hay nada como estar en el gimnasio”, comentó Roberto Pizzicone, administrador de un pequeño centro deportivo en pleno centro de Roma. 

“En casi tres meses hemos ganado 200 euros y será difícil trabajar en los próximos meses, porque el 40% de nuestros clientes son mayores de 60 años y quieren esperar a ver cómo evoluciona la epidemia para regresar al centro deportivo”, contó.

La misma actitud de Fiorella Mari, de 61 años,  del centro deportivo en Milán, la capital de Lombardía, la región más afectada por el coronavirus, quien por ahora no desea ir al gimnasio.

“No confío en los demás, me temo que no presten atención”, confesó un hombre de más de 60 años, quien pedirá el reembolso de la suscripción. 

Cloro para matar el virus

En World Class Laugar, el mayor centro deportivo de Islandia, en Reikiavik, muchos manifestaban este lunes el placer de volver a hacer deporte.

“Es genial volver aquí. Siento que el Covid-19 se acabó y que el gimnasio es un lugar seguro, sé que lo limpian, veo que ponen muchos antisépticos por todas partes. Y además tratamos de no estar demasiado cerca el uno del otro”, contó a Helga Bergman, una esteticista de 55 años. 

Islandia ha registrado mil 804 contagios y 10 muertes sobre una población de 365 mil habitantes. 

En Berlín, una docena de personas madrugaron este lunes para hacer fila y entrar bien temprano a la piscina municipal ya que se autoriza la entrada de sólo 72 nadadores al mismo tiempo por vasca de 50 metros.

Personas hacen fila para entrar a la alberca Wilmersdorf en Berlín. AFP/T. Schwarz

“Me sorprendió que hubiera pocas personas en la fila, creo que todos vamos a seguir las reglas de seguridad”, reconoció Bernd Boesler. 

“Aquí no tememos nada, porque el agua está con cloro, lo que significa que el virus murió”, sostiene por su parte Lothar Taienert.

En el sur de España, la piscina Ocean, de Sevilla, decidió abrir pese a que otras han postergado la apertura de unas semanas más. 

Hemos reducido la asistencia de un 30% (…) Aunque la capacidad es para 685 personas, solo 208 podrán acceder, según las normas vigentes”, explicó el gerente, Narciso Márquez.  

“En el bar, podemos usar las mesas siempre y cuando se respete la distancia de dos metros entre los clientes y no se supere el número de personas autorizadas”, agregó, especificando que “se aconseja reservar”. 

El club Ocean en la ciudad de Sevilla. AFP/C. Quicler

En toda Europa, la reapertura de piscinas y centros deportivos está sujeta al cumplimiento de estrictas normas de seguridad

En Italia, el uso de la mascarilla no es obligatorio durante los ejercicios, pero muchos centros exigen que sea usada de la entrada a los vestuarios. 

En algunas zonas se deben respetar los dos metros de separación durante la actividad física y se deben desinfectar todos los aparatos después del uso. 

Una mujer nada en un alberca techada en Praga, República Checa. EFE/M. Divisek

En las piscinas públicas y los parques acuáticos de Italia cada persona debe disponer de 7 metros cuadrados de piscina y de al menos un metro y medio entre tumbonas.

Los responsables de las instalaciones deben conservar la lista de todos los visitantes durante 14 días, el período de incubación del virus, para poder rastrear y aislar un posible caso positivo y sus contactos.

IM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí