Guerrero de corazón chiva

0



El “Tiba” es uno de los activos más importantes que tiene el Guadalajara hoy en día. 

Una de las primeras acciones de Ricardo Peláez como director deportivo fue revisar los contratos de todo el plantel, y al ver que el de Gilberto Sepúlveda no era tan bueno para ser jugador del primer equipo, y con base en su desempeño, le hizo una extensión hasta el año 2023, con una mejora salarial, lo cual puso feliz al defensa.

El zaguero central está en casa por la contingencia que ha provocado el COVID-19, siguiendo las instrucciones que le dieron en Chivas para mantenerse en forma física adecuada para cuando regrese a los entrenamientos pelear por el puesto titular, porque Antonio Briseño, rival en su posición, lo ha hecho bien en los partidos recientes del Rebaño.

Sepúlveda dice que está viviendo una etapa excelente en su vida personal, porque ha logrado cosas positivas en un tiempo, para algunos corto, pero para él muy largo, porque está en Chivas desde los 14 años. Y aclara que no es un logro individual sino familiar, ya que todos han contribuido en su formación y les agradece el sacrificio para ayudarlo a llegar.

“Esto inició desde chico. Siempre le decía a mi papás, hermanos, que sería jugador profesional, pero era un niño y obvio no me creían. Esto comenzó a darse más en serio cuando mi hermano (Mario Alberto Sepúlveda) estaba en Chivas, era defensa, pero no soportó estar lejos de la familia. Seguí sus pasos, me tocó que me llamaran a unas visorías y le dije a él, a mi familia, que lo haría por él y por ellos para cumplir un sueño”.

Debutó con Chivas, ha sido titular indiscutible por su calidad y mantiene un perfil bajo, apegado a sus raíces, porque no olvida de dónde viene y tampoco se vuelve loco con los reflectores al jugar en el equipo más popular.

“Me ha tocado jugar, pero tengo claro que con trabajo se da todo. Me costó seis años de mi vida llegar y tampoco me voy a querer comer el mundo, estoy en un proceso, el cual debo continuar apegado a lo que me indiquen (en la institución), pero siempre dedicado al trabajo. Sé que todo es despacio y tengo qué demostrar lo que es un mexicano, porque hay millones de personas que creen en este equipo, en el trabajo de todos”.

Sepúlveda tuvo recientemente a sus padres en Guadalajara, lo acompañaron al estadio a un encuentro y lo disfrutó,  pero lamentó que no esté cerca su hermano.

“Sé que lo disfruta. Él se recibió de enfermero. Siempre hemos sido muy unidos, estamos cerca en cualquier circunstancia de la vida, todo lo vivimos juntos. Nos apoyamos en todo momento sin importar qué sea y me da gusto cumplir esto de jugar profesional con Chivas, porque se los prometí a ellos y ahora vamos por más, pues esto apenas inicia”.

Trabajo, trabajo y más trabajo

 El éxito se consigue con el trabajo diario, con el esfuerzo acompañado de disciplina como no trasnocharse, comer lo indicado para desarrollarse sin problemas en el alto rendimiento, porque se debe estar preparado para cuando lleguen las oportunidades, tal como cuando le dijeron que había llegado su momento.

“Cuando me dicen en la concentración que voy a debutar ante el Cruz Azul, la verdad es que fueron minutos de sentimientos encontrados, porque repasé mi vida en instantes. Todos los momentos que vivimos malos, que hemos batallado y, por otro lado, la felicidad de jugar donde siempre me propuse”, recordó Gilberto Sepúlveda.

A fuerza de mentalidad

El “Tiba” solicita consejos a los más experimentados del Rebaño, trabaja en aspectos que sabe le cuestan más, así como en actitud, mentalidad, porque quiere llegar a la Selección mayor en un futuro.

“Los golpes que me ha dado la vida, lo duro que ha sido, los agradezco porque me ayudaron mucho a forjar este carácter que tengo, porque créeme que no tenía en ocasiones para el transporte, para comprar unos zapatos, sufríamos para poder tener que comer, pero nunca nos faltó”.

“El trabajo, la humildad, perseverancia, es lo que hace grande a un jugador porque el prestigio se gana a diario y eso me ha ayudado mucho” 

“El jugador de Chivas siempre debe tener la mayor exigencia, somos el mejor equipo de México y lo describo de esa manera”

-Gilberto Sepúlveda, jugador de Chivas

EL DATO

Sale de una lesión en el tobillo

Gilberto Sepúlveda no estuvo en los últimos dos encuentros (contra Atlas y Monterrey) porque sufrió un problema en el tobillo que ya superó y estará listo para entrenar al parejo cuando regresen a los trabajos.

CIFRAS

Numeritos del “Tiba

partidos disputados

720

minutos de juego 

44 

balones recuperados

33 

balones ganados en propia área

pelotas ganadas en el área rival

225 

pases acertados 

JL

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí