Jaime Humberto Hermosillo deja gran legado en la cinematografía nacional

0



El cineasta Jaime Humberto Hermosillo, quien falleció a los 77 años, se consolidó como uno de los directores más sobresalientes del siglo XX, transgredió convenciones sociales y provocó, con sus imágenes, a las buenas conciencias.

Hermosillo nació el 22 de enero de 1942 en Aguascalientes, en un ambiente familiar conservador, que luego trasladó a muchas de sus cintas, plasmando la hipocresía social, siempre con una estela de erotismo contestatario, como en La pasión según Berenice (1976) o Amor Libre (1979).

Estudió en el CUEC (Centro Universitario de Estudios Cinematográficos), donde filmó en 1969, su primer mediometraje Los nuestros, que recibió buenas críticas y lo impulsó a la pantalla grande.

Debutó con el largometraje La verdadera vocación de Magdalena en 1972, para recorrer un camino en el que participó, como director o guionista en más de 40 películas. Con La pasión según Berenice (1976), que ganó el Ariel a Mejor Película, da un salto para convertirse en un director atrevido. A la cinta, protagonizada por Pedro Armendáriz Jr., Martha Navarro y Manuel Ojeda, entre otros, le siguió el filme Naufragio (1978).

Con Amor libre (1979), estelarizada por Julissa y Alma Muriel, refuerza una temática recurrente en el cine de autor, la homosexualidad en todas sus vertientes. Doña Herlinda y su hijo (1985), con Lucha Villa, Marco Treviño y Guadalupe del Toro, es muestra también de esta tendencia.

En Intimidades de un cuarto de baño (1991) con María Rojo y Gabriel Roel, La tarea y su secuela La tarea prohibida (1992), también con María Rojo y el actor José Alonso, el director lleva al extremo la filmación seguida, sin cortes, con una sola cámara.

Las reacciones a estas últimas cintas fueron un reflejo de los temas recurrentes de Hermosillo. Acusado de “pornográfico” por algunos grupos conservadores, los filmes alcanzaron gran popularidad, quizá las cintas más exitosas del autor, entre el público mexicano.

El crítico Nelson Carro escribió acerca del cineasta en la revista Tiempo Libre: “si bien es cierto que Hermosillo nunca ha realizado una película de encargo o una obra de compromiso, también lo es que en buena parte de los ochenta sus películas no tenían la exigencia técnica que caracteriza a las mejores obras del director (La pasión según Berenice, Matinée, Naufragio). Afortunadamente, en los noventa se ha vuelto a reencontrar con ella”.

Ya en los 2000, Hermosillo realizó cinco películas: Ausencia (2003), Dos auroras (2005), Rencor (2006), Juventud (2010) y Un buen sabor de boca (2017).

jb

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here