Mon Laferte evoca la estela de cabaret en el Telmex

0

La estrella chilena, Mon Laferte, se ha convertido en una de las principales exponentes de la música latinoamericana. Muestra de ello fue el sold out que logró anoche en el Auditorio Telmex con nueve mil personas, como parte de su tour “La gira de Norma”.

Mon presentó en vivo los temas de su nuevo álbum Norma, pero también hizo un repaso por sus éxitos de antaño. La estética de su espectáculo se distinguió por evocar al cabaret nacional de los años 50, con grandes cortinas rojas que ofrecían un halo de nostalgia, como si el público se sumergiera a los años de gloria del bolero, el mambo y el chachachá.

Además, la orquesta de nueve músicos estaba vestida elegantemente para la ocasión. De hecho, cada uno de los elementos también interactuaba con ella como parte del performance.

La chilena más mexicana abrió con Tormento para proseguir con Antes de ti y luego encender los ánimos con No te me quites de acá, ¿Por qué me fui a enamorar de ti? y Ronroneo.  Mon lucía un vestido de estrellas y un corazón en el pecho.

Ya había comentado la cantautora que Norma, su disco, se centraba en los sonidos latinos de décadas pasadas, que la hacían vivir el déjà vu de haber vivido en esos años y por eso su conexión tan personal con estos estilos.

Y así quedó claro en los siguientes números musicales que ofreció como Cumbia para olvidar y Caderas blancas, la cual tuvo una especial dedicatoria para el público femenino.

“Hola, ¿cómo están? Nosotros estamos muy bien muy felices de tocar esta noche para ustedes. Yo estoy muy feliz. Hoy quiero agradecerles a cada uno de ustedes por haber venido a este concierto. Es muy emocionante regresar a tocar en este lugar tan bellísimo”, dijo Mon para después cantar Quédate esta noche, tema que abría una fase de la velada más romántica y seductora donde también prosiguió Bonita.

Mon invitó a una chica del público a cantar en el escenario el tema Amor completo. Acto seguido, la estrella bajó del escenario para cantarle al público.

Previo a la salida de Mon, Rulo se encargó de calentar los motores para dejar al público encarrilado a los encantos líricos de Laferte.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here