Las revelaciones de los 13 rescatados de la cueva en Tailandia

0

Los 12 menores y el entrenador que permanecieron más de dos semanas atrapados en una cueva de Tailandia contaron hoy su “odisea” tras recibir el alta médica, en la primera y única rueda de prensa que tienen pensado conceder.

Algunos de los chicos, de edades comprendidas entre los 11 y 17 años, se les veía más sueltos antes las cámaras que a otros, durante la rueda de prensa en Chiang Rai, la capital de la provincia homónima situada en el norte del país. Aunque el que más veces tomó la palabra para responder a las preguntas fue el entrenador, Ekkapol Chantawong.

LEE TAMBIÉN: Los 13 rescatados de cueva tailandesa salen del hospital

El entrenado contó cómo quedaron atrapados en la cueva Tham Luang el sábado 23 de junio pasado sin alimentos y cómo no dejaron de buscar una salida los nueve días que pasaron perdidos.

Los menores y su entrenador Ekkapol Chantawong (i) a su llegada a la rueda de prensa. AFP/L. Suwanrumpha

¿Por qué entraron a la cueva?

Entraron en la cueva tras un entrenamiento para celebrar el cumpleaños de uno de ellos, Peerapat Sompiangjai o Night, que cumplía 17, pero una tormenta imprevista anegó partes de la caverna y les cortó la salida.

Cavaron en busca de un escape y para encontrar lugares seguros donde dormir, según contó uno de los “jabatos”, y añadió que avanzaron “tres o cuatro metros”.

Sobrevivieron con agua

Ekkapol indicó que durante los nueve días que pasaron desaparecidos solo tuvieron el agua que bebían de la que se filtraba por las paredes de la cueva.

“Intentamos cavar, pensando que no podíamos esperar a las autoridades”, pero no sirvió de nada, dijo el entrenador de 25 años, que pasó varios años en un monasterio budista.

Los 13 vestían hoy la camiseta del equipo de futbol al que pertenecen, los “Jabalíes Salvajes”. AFP/L. Suwanrumpha

Uno de los chicos relató que no notaron el hambre los primeros días, pero pasadas dos jornadas empezaron a sentirse cansados y débiles.

No obstante, cada día, animados por el entrenador, hacían algo para buscar una salida y no perder los ánimos.

Hallazgo “milagroso”

El 2 de julio, los buzos británicos John Volanthen y Rick Stanton los encontraron a cuatro kilómetros en el interior de la cueva,  después de nueve días sin alimentos y a oscuras.

“De pronto oímos gente hablando”, dijo Adul Sam-On, de 14 años. 

“Mi cerebro no funcionaba muy bien” tras tantos días sin comer, explicó el niño, aludiendo a que fue un “milagro” que los encontraran.

La decisión de los primeros en salir

El doctor Phak Lonhanchun, del Ejército tailandés y que estuvo con ellos en el interior de la cueva, contó en la rueda de prensa que, como todos los chicos presentaban las mismas condiciones físicas y no había ninguno grave dejaron que ellos mismos decidiesen quiénes saldrían primero.

El entrenador Ekkapol reveló hoy que decidieron que los primeros en salir fuesen aquellos que vivían más lejos.

La extracción se dividió en tres jornadas: el día 8 sacaron a cuatro, el día 9 rescataron otros cuatro y el día 10 se llevaron al resto, sedando a los chicos, y transportándolos en camilla en los tramos inundados, hasta la bocana de salida.

Gesto a buzo fallecido 

Los chicos adelantaron que lo primero que harán será ordenarse monjes budistas unas semanas para, de acuerdo con la tradición budista, ganar méritos en favor de Saman Kunan, el veterano buzo tailandés que falleció durante las operaciones de rescate.

El grupo hizo un homenaje a Saman Gunan, el buzo que falleció en las operaciones de rescate. AP/V. Thian

Recuperados 

Los médicos que los han cuidado tras el rescate indicaron que ya han recuperado la suficiente fuerza mental y física para regresar a sus casas.

El Gobierno ha recomendado al grupo que vuelva a su vida normal y que evite convertirse en el centro de los medios de comunicación.

IM

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here